La cena vecinal congregó a muchos atanzoneros en la plaza Mayor en torno a la tradicional caldereta

La entrega de trofeos y los fuegos artificiales despidieron las fiestas hasta el año próximo.

Con una mezcla de cansancio y pena, la gente se despidió un año más de la semana grande del calendario atanzonero. Durante el día y parte de la tarde se retiró la arena, compuertas, burladeros y vallados de la plaza y las calles. Por la tarde, en la plaza, los más pequeños del pueblo pudieron disfrutar de unos hinchables cedidos por la Diputación de Guadalajara mientras la tradicional caldereta se cocinaba.

Día 31 San Agustín 2017
Foto: Oscar Escarpa

A las nueve de la noche, con un trasiego de mesas y sillas, los vecinos se reunieron en la plaza Mayor para probar el guiso y disfrutar de un momento para la tertulia haciendo balance de las fiestas. A su finalización, comenzó la entrega de trofeos a los ganadores de las actividades realizadas durante la semana cultural y el concurso de disfraces. Pequeños y mayores subieron al escenario encima de los toriles para recoger los trofeos, repartiéndose al final desde lo alto bolsas de chucherías a toda la chavalería.

Día 31 San Agustín 2017
Foto: Oscar Escarpa
Día 31 San Agustín 2017
Foto: Oscar Escarpa
Día 31 San Agustín 2017
Foto: Moisés Machuca

Como acto para cerrar la fiesta hubo un espectáculo pirotécnico con fuegos artificiales y una larga traca que sin duda gustó y mucho a los vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 7 =