El último fin de semana de abril volvió a celebrarse la festividad de San Marcos

Alrededor de cuatrocientas personas participaron en la fiesta, teniendo a una bueyada como principal acto.

Por segundo año la bueyada organizada por la Asociación Cultural Carravilla y el ayuntamiento de Caspueñas puso la nota más festiva a la celebración de San Marcos. El día comenzó con la llegada a Atanzón de un buen número de vecinos de Caspueñas en una mañana que se antojaba más fresca y nublada que días anteriores. En el nuevo centro social se repartieron churros con chocolate, un buen desayuno para comenzar la jornada de paseo.

San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa

Terminado el desayuno, el público se acercó hasta la calle de San Roque para ver la suelta de las reses entre las que se encontraba un toro manso de José Luis Ochaíta que fue la gran sorpresa para los asistentes y es que se hace raro ver a un toro paseando tranquilo cual perrillo. Caballistas, participantes y reses comenzaron entonces su andadura hacia Caspueñas bajando por la calle Reina María Cristina y enfilando el camino viejo de Valdeavellano hacia la vega. La profana procesión continuó por el camino llegando al molino de Atanzón, donde se hizo una parada en el paraje de la Rasera, en el que pequeños y mayores pudieron tomar un refrigerio y hacerse fotos con el toro manso. Desde ahí se retomó la marcha hasta la siguiente parada en el molino del tío Patricio. Allí, un bocata de tortilla levantó los ánimos de los peregrinos en el último tramo de camino. Acciones como esta también ponen de relevancia la belleza de la vega del río Ungría y su disfrute no sólo este día, sino todos los días del año.

San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa

La llegada a Caspueñas fue amenizada por una charanga que siguió ambientando a todos los participantes en la plaza de la Iglesia, mientras el olorcillo a paella despertaba las hambres de las gentes allí reunidas. Después de la comida de confraternidad entre los dos pueblos llegó el momento de los pequeños de las casas: la bueyada infantil. Unos pequeños bueyes que hicieron las delicias de los pequeños aficionados que con un torrente de energía corrieron con las reses acordes a su tamaño. Entre tanto, comenzaron a partir autobuses hasta Atanzón para traer a sus casas a todos los que habían llegado andando hasta Caspueñas. La fiesta continuó en Atanzón con una cena y un baile con DJ hasta la madrugada.

San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa
San Marcos 2018
Foto: Oscar Escarpa

Al día siguiente la lluvia no impidió la celebración religiosa y la tradicional cata del hornazgo.

Éxito de la Asociación Cultural Carravilla y del Ayuntamiento de Caspueñas por la organización de este evento que, además de dinamizar la vida cotidiana pone en valor la vega del río Ungría, declarado paisaje protegido, y vincula a los dos municipios en la organización de actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + tres =