La fiesta culinaria invernal conquista un año más los estómagos atanzoneros

Más de un centenar de personas comparten mesa y mantel intentando recordar esta costumbre de antaño

La Comisión de Fiestas y el Ayuntamiento, con el fin de atraer al mayor número de personas disfrutando de un fin de semana, organizaron un año más la VII Fiesta de la Matanza. A pesar del adelanto en esta edición al mes de enero, los días 26 y 27 en los que se celebró, el evento reunió prácticamente al mismo número de personas que el año anterior, en donde la climatología, sobre todo en la soleada jornada sabatina, fue la gran protagonista, invitando a muchos a disfrutar del vermut o de la sobremesa fuera del edificio.

Matanza 2019
Foto: Agustín Santamaría
Matanza 2019
Foto: Agustín Santamaría
Matanza 2019
Foto: Agustín Santamaría

Con el cochino colgado en el salón del Centro Asistencial, el cocinero local Mundi, junto con su equipo, tuvo todo preparado para su despiece, mientras las migas con huevos fritos protagonizaban el primer momento gastronómico de la fiesta. A la hora de la comida le siguieron unas sabrosas judías con oreja, finalizando ya por la noche con la tradicional barbacoa a base de delicias cárnicas. El colofón al primer día lo puso la actuación musical durante gran parte de la noche de DJ Guiry y su discomóvil.

Matanza 2019
Foto: Agustín Santamaría
Matanza 2019
Foto: Agustín Santamaría
Matanza 2019
Foto: Agustín Santamaría

La última minuta del evento, y como ya suele ser un clásico, fue la degustación el domingo de un cocido completo, en el que tomaron parte más comensales que el día anterior. De esta manera se puso el punto final a una fiesta que desde hace seis años intenta recordar una de las señas de identidad que destacaba cuando se realizaban las tradicionales matanzas de antaño: la confraternización, en este caso entre convecinos y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 12 =