Los atanzoneros se rinden a la tradición de San Blas y a sus mayores

La sencilla pero solemne celebración recuerda todavía lo que en su día fue una fiesta grande

A pesar del devenir de los tiempos, todavía hay quienes año tras año se afanan por mantener vivas las costumbres y tradiciones que otrora tuvieron mayor relevancia en los pequeños núcleos rurales y que hoy día prácticamente han quedado relegadas al olvido en beneficio exclusivo de las “pomposas” fiestas de época estival. Esos que, bien vivan dentro o fuera del pueblo, son los que con su presencia y participación activa mantienen la ilusión por seguir celebrando festividades como en este caso la fiesta de San Blas, inmersa en plena época invernal.

San Blas 2019
Foto: Luis Alberto Ramos
San Blas 2019
Foto: Luis Alberto Ramos

Con la salida en procesión de la imagen en unas floreadas andas y portada a hombros, comenzó el volteo de campanas que, con sus jubilosos toques, acompañaron a la comitiva durante todo el recorrido. El parque municipal de San Blas, como es costumbre desde su inauguración en el mismo día de 1992, fue parada obligada en el recorrido procesional, como recuerdo a los mayores que en su día con su esfuerzo e ilusión contribuyeron a su construcción.

Entrega de las placas por las Bodas de Oro

Tras el momento del vermut, el salón de actos del Centro Social acogió el homenaje a los matrimonios que durante el último año han cumplido sus Bodas de Oro. Un entrañable evento que cada año el consistorio de la villa organiza haciéndoles entrega de las placas por dicha conmemoración. El alcalde, Carlos Cabras; el presidente de la asociación de jubilados San Blas de Atanzón, Juan José Latorre; y la directora de la federación provincial de asociaciones de jubilados, Carmen Hombrados, hicieron entrega de las placas y de un ramo de flores a cada matrimonio, en esta ocasión formados por Francisco Ramos y Rosario Algora; Clemente Ramos y Carmen Machuca; y Jesús Cañas y Angelines Gutiérrez, los cuales estuvieron acompañados por sus respectivos hijos y nietos, dentro de un gran ambiente familiar.

San Blas 2019
Foto: Agustín Santamaría

Seguidamente, tuvo lugar la comida de socios de la Asociación de Jubilados, cuya minuta compuesta por entremeses y una caldereta de carne fue dada buena cuenta por unos setenta comensales. Por la tarde, el colectivo de mayores celebró su junta ordinaria anual en donde, además de exponer los resultados económicos, se procedió a votar la junta directiva. La mayoría de la masa social volvió a reconocer el buen hacer del hasta ahora presidente, Juan José Latorre, renovándole al frente de la misma un año más. Posteriormente, para seguir animando la tarde festiva, se ofreció un rico chocolate con bizcochos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + once =