Buena parte de los atanzoneros se dan cita en la villa para mantener la tradición por su Semana Santa

El magnífico tiempo que reinó durante todos los días y la no subasta por primera vez de los pasos, fueron los aspectos más destacables.

A pesar de que el letargo invernal no es ya como el de otras épocas, donde las temperaturas bajo cero apenas son noticia, la Semana Santa continúa siendo el reencuentro con su pueblo, prácticamente desde el verano, de gran parte de hijos y descendientes, que tienen su residencia principalmente en las ciudades. Son unos días donde se vuelven a abrir las casas para algo más que “dar una vuelta” o de hacer sólo una noche, donde amigos y familiares se vuelven a ver y, en definitiva, es el momento en el que las calles de la pequeña villa vuelven a coger algo de aire con el tránsito de unos y otros por ellas.

 

Semana Santa 2017

 

Y es que la climatología, la gran protagonista de estas fechas por la que todo el mundo está pendiente, no pudo ser más favorable para los intereses de todos: los actos religiosos celebrados sin ninguna suspensión y con importante afluencia de público; las terrazas de los bares llenas de gente; los niños disfrutando de la calle, desde que se levantaban hasta la noche; y los grupos de amigos y peñas disfrutando del entorno mientras preparaban las comidas camperas.

El ambiente de pueblo en esta época, tan importante siempre en el mundo rural, donde el recogimiento en torno a los distintos actos que componen la Semana Santa era el factor dominante, ahora se ha convertido en un lugar para desconectar de la rutina y relajarse disfrutando del tiempo libre.

De esta manera, el fervor que existía año a año va disminuyendo, así como el relevo por parte de las generaciones más jóvenes, que prefieren otro tipo de entretenimientos en vez de mantener parte de las costumbres del pueblo. Esto se ha podido constatar este año, por ejemplo, con la no celebración por primera vez de la tradicional subasta de los pasos de Jueves Santo, como siempre se había venido haciendo a los pies de la ermita de Soledad. Bien es cierto que en los últimos años había dificultad para completar la gran mayoría de los brazos con los que cuentan las cuatro imágenes a procesionar, pero, aún así se mantenía la costumbre de cantar cada uno de ellos por parte del subastador.

 

Semana Santa 2017

 

A las 18:30 h. del Jueves Santo los cuatro pasos salieron de la ermita de la Soledad, directamente uno detrás de otro (alguno con el infortunio de haber salido de espaldas), y con el triste recuerdo en la gran mayoría de los presentes de no haber vuelto a escuchar las habituales palabras que se recitaban al subastarlos: “El brazo derecho de delante de Jesús con la Cruz a cuestas… 50 euros. Hay quién da más? A la una, a las dos… y a las tres”.

 

Semana Santa 2017

 

Semana Santa 2017

 

Una vez llevados en procesión hasta la iglesia de Nuestra Señora de la Zarza (que es el nombre original de la iglesia parroquial de Atanzón), ya por la noche tuvo lugar la Santa Misa, donde el lavatorio de los pies y la oración al Santísimo en el Monumento, dentro de la capilla del Cristo, fueron los momentos más emotivos. A su finalización, las imágenes de Jesús de Medinaceli, Jesús con la Cruz a Cuestas, el Santo Sepulcro y la Virgen de la Soledad (ésta última que estrenaba brazos más largos con el fin que pudieran llevarla entre ocho en vez de entre cuatro, cosa que no resultó efectivo) volvieron a hacer el recorrido completo desde la iglesia, pasando por la ermita de la Soledad, y regresando al templo principal.

La jornada matutina del Viernes Santo estuvo protagonizada por la celebración del Vía Crucis, el cual discurrió por su itinerario habitual, haciendo las paradas en las distintas estaciones que le salpican, en donde se sumó la imagen de Jesús Crucificado, portado a hombros por los miembros de la hermandad del Santísimo Cristo de la Consideración.

Semana Santa 2017

La homilía nocturna tuvo lugar con la celebración de la Cruz, a la que le siguió la procesión del Silencio o de “los farolillos”, donde las cuatro imágenes regresaron a la ermita de la Soledad, finalizando en su interior entonando todos los asistentes la emotiva Salve, con la que los santos quedaban ya custodiados hasta el año que viene.

Semana Santa 2017

El Sábado Santo contó por la noche con la Vigilia Pascual, en la que previamente desde la pequeña hoguera que se hizo en la plazuela del Cementerio, se prendió el cirio pascual, del que encendieron todas las velas que portaban los fieles.

Por último, el Domingo de Resurrección atrajo a la celebración a los más pequeños que, desde la iglesia, deseaban portar la imagen del niño Jesús camino del encuentro de su madre la Virgen, a los pies de la ermita de la Soledad. En ese punto, se pudo presenciar el tradicional momento de retirar el velo negro, que cubría el rostro de la virgen, por parte del edil, Carlos Cabras, con su bastón de mando.

Semana Santa 2017

 

Semana Santa 2017

 

Posteriormente, todo el público recogió los ramos de romero bendecidos para celebrar la Resurrección de Cristo, siendo ésta la última celebración de los actos que un año más han compuesto la Semana Santa atanzonera.

 

Semana Santa 2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + veinte =